Noticias

La Vuelta Ciclista a Chiloé (5 al 10 de marzo) está a la vuelta de la esquina. La carrera “más austral del planeta” contará con un exigente trazado, que no ofrecerá respiro a los más de 120 corredores, a lo largo de cinco jornadas.

La organización dispuso de un circuito de 47.7 kilómetros para la tercera etapa, girando dos veces y media, para completar 119 kilómetros entre Curaco de Vélez y Achao. El trazado “rompepiernas”, sin descanso alguno, contará con un repecho de máxima dificultad, como es la Subida de los Salmones.

La ascensión, que se afrontará en tres oportunidades, arranca en el km 4.6 del circuito y finaliza en el km 6.5. Los 1.900 metros promedian 7.9% de desnivel, incluyendo una pared de 400 metros al 22%. Aunque eso no será todo, porque el estrecho camino obligará a los favoritos a viajar bien ubicados y en posiciones delanteras, si es que no quieren pasar un mal trago durante el resto de la jornada.

El último paso por el dificultoso repecho será a 23 km de meta, por lo que se presenta favorable para hacer diferencias. Es que, con un trazado restante sin tramos llanos y difícil de controlar para las escuadras, la Subida de los Salmones se antoja propicia para observar un movimiento ganador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario